lunes, 12 de diciembre de 2016

Ver videos de maduras en el trabajo


Como ya adivinasteis en el anterior post soy un comercial de gas un poco fantasioso y hoy voy a hablar en esta entrada de mi pasión por las mujeres maduras, madres que están que se rompen de buenas y que además en la cama son unas bestias.

La foto de la madurita que da pie a este post es de la inconfundible e incombustible Lissa Ann, a mi juicio la mejor actriz de videos xxx y que más buena está, una señora de los pies a la cabeza que pese a su edad está muchísimo más potente que miles de actrices jovencitas de 20 años.

Sus folladas no dejan indiferente a nadie puesto que lo hace con tanta naturalidad que nadie diría que está delante de una cámara, son tantos años teniendo sexo con varios hombres al día que ha llegado a lo más alto de su profesión y además por méritos propios, os aseguro que a esta mujer nadie le ha regalado nada y yo si que le daría un Oscar, al menos a la más zorra de todas...

Todo lo que hace Lissa me pone cachondo, pero si tuviera que destacar algo de ella es la facilidad con la que tiene sexo anal, no importa la longitud ni el grosor de la verga que le metan por el culo que al final siempre acaba con ella metida hasta el fondo, pero es que además tiene orgasmos anales, algo que no todas saben controlar.

Lo mejor de todo esto es que hay cientos sino miles de videos de porno maduras totalmente gratis en Internet y se puede encontrar material de ella de todo tipo, digamos que va a dejar una herencia a los pajilleros importante y solo por eso yo ya diría que es toda una Reina en el mundo del sexo. Tiene otra habilidad y es la de parecer una jovencita si se lo propone, la muy zorra se hace un par de coletitas y se pone una faldita corta escocesa mientras chupa un caramelo y si no te fijas mucho te crees que tiene veintitantos años, es realmente alucinante.

Ya me hubiera gustado a mi tener una profesora madura como ella en mi época universitaria, tengo muy claro que habría estado atento toda la clase en lugar de estar perdiendo el tiempo con tonterías y no os imagináis lo exigente que es cuando se viste de maestra y se folla a sus alumnos. Los fetiches y los uniformes son algo que también le encantan a Lissa y es plenamente consciente de la excitación que provoca en los tíos...